Cultura y reseña de libros

Instrumental, una lección de piano que no deberías perderte

james-rhodes1--620x549Son las cuatro de la mañana… o puede que sean todavía las tres y media. Esos momentos son los peores para James Rhodes: si te despiertas a esa hora, te tienes que quedar en la cama prácticamente hasta las cinco, que es la hora a la que la gente normal empieza a hacer su vida. Y, después, estar todo el día como un zombi, como un perdedor mental, como yo qué sé…

Un día tras otro, este es el despertar del protagonista de “Instrumental”, unas memorias muy tempranas, pues su autor apenas ha sobrepasado los cuarenta años. Rhodes narra una historia que es, en realidad, un cuento de supervivencia: desde los cinco hasta los diez años, sufrirá violaciones y abusos sexuales que destruirán su infancia, su personalidad y que, además le dejarán durísimas lesiones físicas y letales daños emocionales.

Pero ni su modo de vida auto destructivo, ni sus fallidos intentos de suicidio ni el dolor de vivir con un descomunal peso de culpa y de vergüenza podrán -o al menos, por ahora, no han podido- con este músico vocacional. Con un talento desmedido por el piano y una inusitada capacidad para encontrar representantes y patrocinadores, Rhodes expía lo que nunca fue una falta propia a través del trance que le proporcionan sus versiones de las sinfonías de Beethoven, Mozart, Stravinsky o Bach, entre muchos otros. Estas verdaderas pruebas de la existencia de Dios para ateos y agnósticos serán la salvación de este músico perdido en un mundo de miedo, desconfianza, soledad y auto compasión.

“Instrumental” no es solo un libro que reivindica la democratización de la música clásica como forma de experimentar una vida más plena por parte de todos. Es una biografía, unas memorias que descubren cómo algunas personas han conseguido regresar de un lado oscuro de la vida del que frecuentemente no se habla correctamente y que se limita y que obtiene como respuesta episodios ocasionales de una indignación temporal que no aborda las causas reales.

James Rhodes recorre el mundo con un peculiar e innovador tipo de conciertos. Si tenéis ocasión de verlo, no la desperdicieis. “Find what you love and let it kill you”, afirma este pianista, mostrando el peso de la vocación o de nuestros verdaderos intereses en la vida que debemos aspirar a vivir. Una lectura más que recomendable o, como dicen los ingleses, “insightful” (inspiradora).

También podría interesarte

Ninguna respuesta

Responder